Anecdotas

Las anecdotas motoristas, son parte de la cultura biker. Todos hemos contado (y mentido un poco…) las temperaturas bajo cero de aquel viaje. O el aceite hirviendo, brotando del motor como erupción volcánica. Alguna caída a mas de 200 km/h, aunque mas bien íbamos como a 40. Las muchachas que conseguimos cada tercer día, aunque la mugre del tanque y la grasa de la cadena, no animan a ninguna mujer a acercarse.

Una anecdota puede darnos una valiosa lección de seguridad, o simplemente hacernos pasar el rato. Puede ser con lo que aburrimos a los nietos, pero también pueden ser la principal razón de acudir a esa concentración motera. Y es que pensandolo bien, pasar frio, calor, lluvia, polvo, incomodidades y demas penurias a bordo de una moto, solo para juntarnos con otros moteros.

Es donde entran las anecdotas motoristas, algunas reales, otras «adornadas», pero todas interesantes. Ya lo dice el dicho -recordar es vivir- y con una moto se vive y se recuerda el doble.

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola! te puedo ayudar? 🙂