carretera en moto

MI PRIMER SALIDA A CARRETERA EN MOTO

Siempre pasa, tenemos dos meses en moto y ya nos creemos Marc Marquez, y como siempre, la primer salida a carretera en moto es toda una odisea… a veces, una muy peligrosa.

Me voy, a la carretera en moto…

Ese dia sali, como cualquier otro a las 7:00 AM, rumbo al trabajo, solo que no habia nada para mi.

–No te toca nada– dice Uribe, –no hay barco—

Yo tenia tres o cuatro meses con mi primera moto, y me sentía listo para el Paris/Dakar. Claro estaba muy equivocado. Acostumbraba raspar la parte baja de los escapes en las curvas a la derecha, y casi, casi, me imaginaba arrastrando la rodilla en estas.

Sali del puerto sin saber muy bien que hacer, y empecé a dar vueltas sin rumbo, hasta que me tope con una salida que nunca había tomado antes, «Minatitlan» decia. Sin mucho pensarlo me encamine a Mina, sin saber realmente en que me metia… eso si, ¡muy emocionado!

letrero a mina

No llevaba nada, ni dinero, ni un plan, ni siquiera ropa adecuada, con decir que traía un casco de 1/2 que no protegía nada, pero así y todo, salí dispuesto a vivir la aventura, con medio tanque de gasolina y toda la ilusión.

El gusto y el susto

Nomas salir de la zona urbana y comencé a sentirme todo un explorador, carreteras y pueblos totalmente nuevos (para mi) y poco a poco, el paisaje se transformo, de la vegetación tipica de la costa, a una mas bien boscosa. Con grandes pinos y desfiladeros por todos lados, la temperatura bajando rápidamente haciendome recordar lo mal preparado que estaba para tal faena.

A los pocos minutos aparecieron las curvas, –no puede ser mejor– pensé, y me dedique a deslizarme con suavidad por estas. Pero a medida que avanzaba, cada curva era mas pronunciada que la anterior, y yo, en mi inexperiencia, me deje llevar por la emoción, hasta que comencé a arrastrar el escape.

En esas estaba, cuando una curva a la derecha me hace dudar ¡no parecía que alcanzaría a girar lo suficiente! y la rueda trasera desliza un poco… Terror, enderezo el manillar y trato de frenar con todo el cuidado que puedo. Resultado, termino en una zona de tierra cinco metros mas allá del asfalto, menos mal había tierra de mas, medio metro mas adelante, una caida nada bonita.

Pero no escarmienta uno

Tarde un par de minutos para tranquilizarme, menos mal que casi no pasaban autos, nadie fue testigo de mi novatez. Si alguien me hubiera visto, sabría que era la primera vez que salia a la carretera con mi moto. Tome aire y seguí adelante, prometiéndome tomarme las cosas con calma, (aja).

Vuelvo a la carretera y en poco tiempo ya estoy en plan rally, tomando cada vuelta como si estuviera corriendo el Moto GP. Apurando frenadas y acelerando apenas veo la salida del trazado, claro, con las obvias limitaciones de mi maquina.

Dinamo Renegada 150, primera moto del flamas
Renegada 150

Estaba a solo un kilometro de llegar a Mina, cuando tomo una bajada y agarro vuelo, vengo protegido del sol por el follaje de los arboles cuando, justo al final de la bajada me da la luz de lleno, y antes de poder recuperarme del deslumbramiento, aparece una curva de repente.

Ya no tenia tiempo de reaccionar, sabia que no alcanzaria a dar la vuelta y derraparía. Prefiero mantener la vertical y frenar asi lo mas posible, claro invadiria el carril contrario, para mi espanto, lo que no vi en todo el dia, aparecio en ese momento. Una troca de volteo venia de frente en el carril contrario, y yo, derechito a su defensa delantera.

Por un momento de genialidad, o locura, o quizas pura inercia, acelero un poco, atravieso totalmente el carril, y me subo, literalmente al costado de la montaña con todo y moto, ¿vieron al Ghost rider rodar por los costados de los edificios? Pues casi, casi.

Mientras el conductor me pita (y menta la madre, lo se) la troca me pasa a pocos centimetros de la espalda, mientras mantengo la moto pegada al costado de la ladera, con todas mis fuerzas, obviamente triplicadas por la adrenalina. Cuando pasa el peligro dejo que ruede la moto para abajo, me subo y continuo los pocos metros faltantes al pueblo.

A pá pedito…

Al llegar busco la plaza, a un par de cuadras, paro la moto frente a una banca y me bajo a descanzar.

Me tiemblan las manos, no puedo pensar claramente y solo atino a dejarme caer en la banca y meditar lo sucedido. La moto, por la parte baja del cuadro, escape y estribos, tiene terrones de tierra y montones de pasto arrancados de la ladera que casi me subo. Y tomo dimensión de lo que paso, estoy completo, de milagro, incluso la moto solo ocupa una lavada… Ufff.

Tiempo despues me enteré, que son muy comunes los accidentes mortales en esa carretera, que la combinación de curvas cerradas y alcohol los fines de semana han provocado muchos muertitos a través de los años, y yo, por poco y me convierto en uno mas.

Amigo motorista, espero de corazón, entrar un poco en tu mente, y que escarmientes en cabeza ajena. Pocas cosas hay, mas divertidas que salir a carretera en motocicleta, y jamas pensaría en decir lo contrario, pero mucho juicio por favor. Ahora puedo recordarlo y reir, como una anécdota para mis nietos, pero menos de diez centímetros mas atrás y no lo cuento.

No seas una estadistica mas, cómprate el mejor casco que puedas pagar, nunca manejes (menos moto) borracho, y por favor, no es igual correr en carreteras publicas que en una pista profesional, ¡menos en latinoamerica!

El Flamas

8 comentarios en “MI PRIMER SALIDA A CARRETERA EN MOTO”

    1. El Flamas

      Ser realistas con nuestras capacidades, y las de la moto. Tomar en cuenta que no puedes andar al limite en caminos publicos y disfrutar del viaje en si, no en lo rapido que lo puedas hacer.

  1. Avatar
    Raul Jahel Rosas

    Creo que a todos nos pasan esos sustos, ya está en nosotros si decidimos hacer las cosas bien cuando tenemos oportunidad de seguir adelante.

Deja un comentario

Ir arriba